ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

Homenaje a Gallardón

Alberto Ruiz Gallardón dimitió ayer como Ministro de Justicia. Ha sido una figura ejemplar en muchos aspectos, un figura, diría yo: para la política en general y para la política de la Justicia en particular. No creo que nadie, sin embargo, vaya a reconocerle sus méritos en este país y en estos tiempos ingratos. Pero como ha sido una fuente de inspiración constante para este blog, voy a señalar al menos los más memorables.

1. Fue capaz de dejar la política, según adelantó El País en su portada del 16 de enero de 2008, y luego llegar a ministro.

2. Siendo como es un hombre que sólo cree en Dios y la policía, fue capaz además de ser Ministro de Justicia (entiéndase, humana). Es decir, el punto medio entre dos extremos que sólo un hombre recto como él podría unir.

3. En estos tres años ha sido el gran ideólogo español del enfoque preventivo en la lucha contra el crimen, sobre todo contra aquellos que no se han cometido. Todavía. La reforma del Código Penal que él propuso y en especial la llamada cadena perpetua revisable y la denominada custodia de seguridad, son ejemplares. Consisten en que los presos condenados por terrorismo, asesinatos múltiples y violaciones, empujen su bola después de cumplir la condena hasta que un psicólogo de guardia certifique que han superado el complejo de Sísifo. 

4. Fue capaz de inventar un castigo real para crímenes ficticios. Este artículo del abogado Carlos Sánchez Almeida en Jot Down sobre la gallardona visión de la pornografía infantil lo subrayaba así: “Obsérvese que tal definición no limita la pornografía infantil a la representación gráfica de actos reales de abuso de menores, sino a toda representación, incluso simulada. Ello incluye en el tipo penal acogido por el legislador español a cualquier representación figurativa, sea esta fotográfica o pictórica, real, simulada o digital. Es decir, a toda manifestación creativa que represente a menores en actividades sexuales.”

5. Por el culo te la hinco, por ejemplo, si el complemento indirecto “te” se refiriera a un menor de edad, sería una frase merecedora de reproche penal en el país de Gallardón. El nuestro.

6. Y respecto de la abortada reforma de su ley, con todos los merecidos reproches que ha recibido, no he visto que nadie subrayara la aportación más personal de su genio: que el delito de aborto pudiera cometerlo cualquiera, salvo la mujer que abortaba, que no habría cometido delito alguno. A estas alturas, es difícil entender que la lógica que una norma legaliza, tiene consecuencias que van más allá de las buenas intenciones de quien legisla y de los ciudadanos que la reciben; así que tampoco nadie supo reconocerle que esa ley era la consecuencia lógica de la visión de la mujer en tanto que víctima (y menor de edad) que lleva unos treinta años en boga [entre los defensores de las mujeres]. Es verdad que seguramente él había llegado a esa conclusión por otros caminos: si la mujer no debe tener la última palabra, tampoco debe tener que defenderse ante nada ni nadie, que no sea Dios. Porque ya se sabe que los hijos, incluso los de Gallardón e incluso los hijos de Gallardón que huyen de la policía, son hijos del Espíritu Santo. Pero eso no impide que esa lógica que ahora se va por la puerta de atrás, vuelva a entrar por la ventana. ¿Para quedarse?

Archivado en: Uncategorized

Una crítica en abierto

El contraste entre las cosas y la descripción del que las niega es tan perfecto que basta poner aquellas a continuación de ésta para que la falsificación aparezca como lo que es: perfectamente cierta. La verdad, incluso muda como (a)parece en los estertores de la actualidad, siempre acaba vengándose, tanto más a gusto si es con este escándalo íntimo. El contenido de la crítica de mañana coincide exactamente con la forma que me habría gustado darle hoy, por lo que celebro nuestra absoluta falta de originalidad.

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana, Leer, escribir, Principios (y derivas) de la justicia poética, Reporting in progress

Un apunte sobre la ex directora del ‘Times’

Jill Abramson, la ya ex directora de The New York Times, tiene un libro excelente (no sé si tiene más, de hecho) sobre la única pregunta que me interesa en este mundo: ¿quién de los dos miente? Los dos, en este caso, eran el entonces candidato al Tribunal Supremo americano, Clarence Thomas, y una antigua empleada suya, Anita Hill, que durante las audiencias previas al nombramiento, declaró que había sido acosada sexualmente por el candidato cuando éste era su jefe. Thomas era el primer juez negro que optaba al Supremo, propuesto además por un presidente republicano (Bush padre), y acabó consiguiendo el puesto gracias, entre otras cosas, a que negó con vehemencia las acusaciones de Hill. El año pasado se estrenó un documental sobre el caso que se llama como ella: Anita Hill.

Abramson y Jane Mayer (ambas en The Wall Street Journal entonces), consideraron que había que dilucidar quién de los dos decía la verdad y estuvieron un par o tres de años (no lo recuerdo y no tengo el libro aquí) hablando con gente y cruzando datos. Debieron entrevistar a unas 13.700 personas. Thomas, consciente de que su futuro pasaba no sólo por negar aquella acusación concreta, sino por despejar cualquier duda que pudiera cuestionar al hombre, a aquella su figura de self made man ejemplar (sin brillo, por cierto, y que hoy es famoso porque lleva ocho años sin decir ni mú cuando el Supremo delibera, según cuentan aquí), lo negó todo, incluso que hubiera consumido alguna vez… pornografía.

Strange justice, que así se llama el libro, contiene muchas lecciones de buen periodismo, para empezar el análisis de la operación de lifting republicano que supuso la candidatura de un juez negro, simpático y ultraconservador. Pero a mí me resulta especialmente emocionante una de las más elementales. Las autoras entrando en un videoclub cercano a uno de los domicilios de Thomas para hablar con el dueño. Of course,  el señor Thomas era un cliente habitual y gran consumidor de cine porno, confirma el dependiente.  Ese viaje desde la cúpula del Congreso hasta el mostrador del videoclub, ese gesto, resume por qué el periodismo puede ser un oficio tan excitante y por qué es, técnicamente, uno de los más tontos; o al menos resume por qué me gusta a mí.

 

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana, Reporting in progress

Falso testigo protegido

Un hombre coge un tren nocturno en París, amanece en Barcelona, busca una mezquita y se presenta a un grupo de musulmanes. Es miércoles y el grupo pasará el fin de semana alrededor del Corán en otra mezquita de la ciudad. ¿Puedo ir con vosotros? El viernes por la noche, la Guardia Civil detiene a 14 hombres: el de París abandona el lugar sin ser detenido y acompañado por un agente. El martes, ya como testigo protegido, empieza a cantar: 11 inmigrantes acabaron condenados, supuestamente por pretender atentar contra el metro de Barcelona, cuatro años después de la tragedia del 11M. Sólo The New York Times, en un largo artículo sobre la Operación Cantata, rozó el argumento de la farsa: al procesado que tenía 64 años, nacionalidad española y una pastelería en el Raval, el Times lo llamó “an unsual suspect”. Pero sin notar el roce ni la farsa.

Como el protagonista de Sospechosos Habituales, este Keyser Sosé llegado de París se inventó, una vez garantizada su inmunidad, un relato de terrorista supuesto con lo que tenía más a mano: su actividad como traficante de inmigrantes desde Pakistán y como confidente de los servicios secretos franceses. Tras cinco meses de investigación en París, junto a Andrés Aguayo en Madrid y Matías Escudero Arce en Italia,  y gracias a una beca del Journalismfund.eu, ya puede leerse en abierto en Infolibre esta historia que ha publicado también Mediapart en Francia, y que (y esto es ya mi opinión impersonal)  constituye la mayor estafa policial y judicial de la última década en España.

El escenario, como casi siempre, es Barcelona, aunque la farsa hubiera sido impensable sin el coro que, durante los tres primeros años, formaron todos los grandes medios españoles. El silencio posterior sólo lo ha roto Fernando Reinares, que en un capítulo de su recién publicado libro “Matadlos”, repite todas las mentiras del testigo protegido, aunque es verdad que añade otras falsedades de su propia cosecha.

En fin, los 58 segundos de este vídeo condensan el nudo del drama. El reportaje entero puede leerse aquí.

 

 

Archivado en: Principios (y derivas) de la justicia poética, , , , , ,

Apoya el periodismo de investigación en Europa

A falta de un periódico verdaderamente europeo, apoyar la labor del Journalism Fund, que financia el periodismo de investigación transnacional en nuestro continente, es la mejor forma de contribuir a la transparencia, la democracia y el control de los poderes europeos.

Su campaña de crowdfunding necesita el compromiso y el respaldo de todos:

http://funding.journalismfund.eu/

 

Archivado en: Uncategorized

Cosas del oficio

[Actualización al final de la entrada]

Yo creía que la excarcelación del violador Antonio García Carbonell el jueves pasado, después de que se anulara la aplicación retrospectiva de la doctrina Parot, iba a tener al menos un efecto positivo: lavar el nombre y la imagen de Ahmed Tommouhi, aunque sólo fuera  ante el espejo de la realidad. Tommouhi es un ciudadano marroquí  que ha estado quince años preso en Cataluña, entre otros motivos desgraciados, porque las víctimas lo confundieron con García Carbonell. El inocente nunca antes había aparecido en tantos periódicos, webs, programas de televisión y de radio, en tan poco tiempo, como el fin de semana que soltaron al culpable.

Pero no sabía yo que existía Vozpópuli, con su acento verde y con su lema: “el valor de ser libres y fiables”. En verdad lo que no sabía, no es que existiera, sino que estaba dirigido de manera tan íntegra por Jesús Cacho. Vozpópuli publicó el viernes pasado este corta y pega:

Captura de pantalla 2013-10-26 a la(s) 20.13.01

Los lectores de este blog serán los últimos en entenderlo, porque la familiaridad en este caso es una trampa. No, no es que ilustraran la información de la excarcelación de García Carbonell con una foto de Tommouhi, como de hecho muchos medios hicieron, y con rigor, a condición de poner a Tommouhi a una escala prudente para que se entienda que él, Tommouhi, es sólo una parte de la historia del protagonista: por decirlo de mala manera. Pero no es un problema de escala, aunque sí de cacho. ¡Es que Vozpópuli cree que García Carbonell y Tommouhi son la misma persona!

Lean si no, el primer párrafo. La línea de la negrita, al menos.

Captura de pantalla 2013-10-26 a la(s) 20.13.17

Antonio García Carbonell, alias Tommouhi“. Eso es lo que publicó el medio dirigido por Jesús Cacho, el viernes 25 de octubre de 2013.

Esta mañana, a las 08:47 minutos, es decir, cinco días después, el enlace sigue funcionando. No han rectificado. En este tiempo, sin embargo, lo que sí ha habido a cuenta del error es un cruce de correspondencias antológico, entre una lectora, María José Henares, y el director de Vozpópuli.

La madrileña Tote Henares, que sigue el caso de Tommouhi desde hace una década, y el barcelonés Manuel Borraz, que lo sigue desde un par de años antes,  forman una temible pareja de fact checkers. (Para que Cacho me comprenda: no son periodistas.) Juntos han tocado a contratiempo el himno del Estado de derecho sobre un escenario vacío y con el público vuelto del revés. Pero esta vez el carácter antológico hay que reconocer que recae sobre todo en las respuestas de  Cacho. Yo me limitaré a citarlas aquí, para que se entiendan.

El sábado 26 de octubre, a las 17:47 de la tarde, Henares envió su primer correo:

Buenas tardes:

Acabo de leer, horrorizada, la vergonzosa noticia que han publicado sobre la excarcelación del violador García Carbonell, noticia que ilustran con la fotografía de Ahmed Tommouhi. Para mayor escarnio, en el texto se permiten afirmar que “el preso excarcelado es Antonio García Carbonell, alias ‘Tommouhi’”

[...]

Saludos.

María José Henares

El mismo sábado, a las 18:08 de la tarde. Apenas veinte minutos después, la respuesta de Jesús Cacho también llegó por mail.

Estimada señora: si es como usted dice, que no lo pongo en duda, se trata de un grave error.

Pero no es un error achacable a Vozpopuli, sino a la Agencia Efe, que es la autora de la nota. De hecho, estoy seguro que habrá sido publicada en muchos otros medios informativos, porque en España prácticamente todos tienen contratados los servicios de Efe. Y sí, es un poco escandaloso, o muy escandaloso, que la agencia oficial de noticias cometa tales fallos garrafales.

Por la parte que nos toca, solo puedo lamentar haber dado crédito a EFE y pedirle sinceras disculpas, aunque, reitero, la falta es de Efe y no de Vozpopuli.

Saludos cordiales, J Cacho.

Una hora después:

Muchas gracias, señor Cacho, por su rápida respuesta y sus disculpas, pero esas disculpas no me las debe a mí, sino al señor Tommouhi. Y, de momento, no he visto rectificada la información en el medio que dirige.

[..]

Saludos, en espera de leer la rectificación.
María José Henares.

Cacho no contestó a ese segundo mail hasta el lunes por la tarde, a las 18:51.

Perdón por el retraso en contestar.

Por cerrar el debate, lamento tener que insistir en que las disculpas al señor Tommouhi debería presentarlas la Agencia EFE, que es la autora de la noticia, no los medios que publicaron la noticia de Efe, con clara ATRIBUCIÓN A EFE en su primer párrafo. Así es como funcionan las cosas en este oficio.

Saludos cordiales, J Cacho.

Anoche Tote Henares no sabía si volver a contestar, pero yo creo que hemos alcanzado el punto de salt, y que nada de lo que venga después tendrá la claridad, el sabor y la sintaxis de esa atribución: “Así es como funcionan las cosas en este oficio”.

P.D. La jefa de Sociedad de la agencia Efe en Barcelona, Esther Borrell, tuvo la amabilidad de perder ayer quince minutos de su tiempo buscando el teletipo que sólo existe en la imaginación del director de Voz Pópuli.  Luego me envió  el más complejo y largo de los que distribuyeron el viernes sobre esta historia. La información de la agencia era exacta, veraz. 

P.D.2: La foto, por cierto, que Vozpópuli copio de la web de Borraz, como bien subraya Henares en uno  de sus párrafos, es obra de Pere Ríos. El periodista de El País la tomó durante una visita a la cárcel para hablar con Tommouhi, en 2005. Es decir, Vozpópuli miente también en el pie de foto.

***

Estimado Mario Moratalla:

He recibido su mail en el que se disculpa y asume la responsabilidad por el error de la información sobre García Carbonell y Tommouhi, de la que es autor. No he visto, sin embargo, que hayan borrado ni rectificado la información de la web, como muestra esta captura de pantalla de ahora mismo:

Captura de pantalla 2013-10-30 a la(s) 12.33.48

Imagino que la resistencia, ésta sí responsabilidad de su director, Jesús Cacho, se debe a su deseo de hacerle ahora moder el polvo a usted , después de habérselo hecho morder a la agencia Efe. Transmítale por favor que también aprecio esta segunda lección.

Como le decía en mi primer mail de agradecimiento, el interés de esta entrada no está tanto en el error en sí (todos cometemos errores todos los días), como en la envidiable transparencia con la que Cacho habla de su oficio.

Cordialmente.

Braulio García Jaén.

Archivado en: Uncategorized

García Carbonell, la doctrina Parot y la verdadera impunidad (work in progress)

Esta tarde ha salido en libertad Antonio García Carbonell, después de algo más de dieciocho años en prisión. García Carbonell, autor confeso de siete violaciones, entró en la cárcel el 23 de junio de 1995 y de no haber sido por la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha anulado [la aplicación retroactiva de] la doctrina Parot, habría seguido preso hasta 2025. Yo he dedicado ocho años a seguir su caso y su vida y estoy convencido de que es el autor de al menos otras seis violaciones: bueno, estoy convencido yo y la Guardia Civil, pero eso es otra historia ahora.

El caso es que me parece bien que pueda acogerse a los beneficios penitenciarios que por ley, y por sentencia de Estrasburgo, le corresponden.

***

Dicho esto, diré en mi descargo que he dedicado buena parte de esos ocho años a intentar encontrar pruebas para que lo condenaran por esas otras violaciones impunes. Estas dos noticias de El País (una y dos) valen para recordarlo.

***

La última noticia que dio El País sobre este caso, antes de que García Carbonell saliera en libertad esta tarde, se publicó el 3 de junio de 2011 y contaba que una juez había reabierto el caso de una violación cometida en Blanes, Girona, en 1991, gracias a los desvelos de un ciudadano barcelonés: Manuel Borraz. Borraz había convencido a la fiscal y a la juez de Blanes, que en un principio habían considerado que el delito había prescrito,  de que estaban equivocadas y de que faltaban seis meses para que la violación prescribiera. Borraz proponía además que se analizaran unas muestras de semen que yo había identificado en el último capítulo de Justicia poética, y señalaba que García Carbonell era el principal sospechoso de dicha violación. El juzgado, finalmente, le dio la razón y ordenó analizar las muestras.

***

Las muestras, según un Mosso d’Esquadra que siguió el caso, resultaron que estaban deterioradas. Fin de la  historia del caso.

***

Fin del caso porque en verdad la historia nunca acaba. ¡Nunca mientras haya alguien para contarla! Hace un año empecé a escribir un epílogo al libro, básicamente para dar la mala  noticia de que las muestras estaban deterioradas, pero también para otras cosas. Una de ellas era la reacción de la juez, Mercedes Giménez Olavarriaga, y la fiscal, Ainhoa Barinaga, cuando fui a verlas al juzgado de Blanes y les conté que además de la violación que ellas acababan de reabrir, había otra violación impune, que se había cometido la misma noche que la de Blanes, pero en Gerona capital y dos horas antes: el 25 de noviembre de 1991. Una violación, otra, que por tanto tampoco había prescrito.

***

Como es muy tarde, me voy a abstener de resumirlos, pero les dejo aquí los párrafos de aquella memorable visita y de cómo reaccionaron sus señorías. Me he acordado estos días en los que tanto se habla de impunidad, impunemente.

***

La visita al juzgado, a falta del cuaderno de notas extraviado, la reescribo de memoria. Me limitaré, por tanto, a dos fragmentos de las conversaciones que por separado mantuve con la fiscal y con la juez. En su despacho, la fiscal Ainhoa Barinaga, de unos treinta y tantos años, a quien recuerdo con un hilo de voz apenas audible del que había que ir tirando con delicadeza, no dijo nada más allá de confirmar que el caso se había reabierto, aunque fue amable y atenta con los detalles de mi rutina. Releyendo el sumario, yo había redescubierto que la misma noche de autos de Blanes, se había cometido otra violación idéntica a las afueras de Gerona y me pareció que, en tanto que fiscal, podía interesarle. Pero su interés resultó puramente humano: me animó a que fuera yo mismo a denunciarlo a Gerona capital. Dispuesto a echar el resto, le pedí que me precisara si tenía que ir al Juzgado de lo Penal que había instruido el caso o a la Audiencia Provincial que archivó el sumario. “Vaya a los dos y así hace usted un poco de turismo”, dijo.

A continuación, no me acuerdo si en la misma planta que estaba la fiscalía, entré al Juzgado de Instrucción número 1. Detrás del mostrador, las mesas de los agentes judiciales se repartían en un espacio diáfano modulado sólo por las estanterías y los armarios metálicos que las separaban, parecido aunque no tan amplio como el de la empresa de seguros de El Apartamento. La juez pidió que la esperara en una pequeña habitación encajada al fondo, entre el mostrador y su despacho. Ahora que lo pienso quizá fuera la sala de declaraciones.

Mercedes Giménez Olavarriaga, treintañera como la fiscal, aunque de apariencia más segura y sonriente, entró acompañada de su secretaria judicial y ambas se sentaron del otro lado de la mesa. La juez en la silla del centro y la secretaria a su derecha. La secretaria tenía un aire de joven de colonias comprometida que ondeaba todavía en sus gestos. El juzgado no informa de nada que esté tramitando, dijo la juez Giménez, cortando pronto y por derecho cualquier puente que pudiera haber entre su papel y el mío. Cuando le hablé de la otra violación de esa noche, vino a decir lo mismo: el juzgado hará lo que corresponda. No hizo nada.

Tanto la juez Giménez como la fiscal Barinaga desestimaron, por turnos, informar al juzgado de Gerona que había archivado también en su día esa violación cometida un par de horas antes que la de Blanes. Todo en nombre de la víctima cuyo nombre no conocían.

***

El cómplice de García Carbonell en todas esas violaciones, por cierto, nunca ha sido identificado ni detenido, pero supongo que no es a esa impunidad a la que se refieren los ministros del ramo y el incienso.

***

Buenas noches.

Archivado en: Uncategorized

La pornografía infantil, vista por Gallardón

1.  “Diferencias entre la pedofilia y la fiscalía de Barcelona“, 10 de Marzo de 2011.

¿Acaso todas las violaciones que se han representado en centenares de miles de escenas de miles de películas de la historia del cine no incurrirían en el mismo delito? ¿Acaso no serían también virtualmente delictivas? ¿Por qué es pornografía simular la pornografía; y no es violación simular la violación? Tal y como están las cosas, la única diferencia radica en que todavía a ningún fiscal se le ha pasado por la cabeza tan discutible idea. Porque está claro que daría, y mucho, para que discutiéramos. No puedo garantizar, por tanto, que mañana siga siendo mentira, porque puede que esta tarde reformemos el código penal para darle la razón a estos iluminados.

2. “Pornografía infantil en el Código Penal Gallardón“, Carlos Sánchez Almeida, en Jot Down, sin fecha, 2013.

Obsérvese que tal definición no limita la pornografía infantil a la representación gráfica de actos reales de abuso de menores, sino a toda representación, incluso simulada. Ello incluye en el tipo penal acogido por el legislador español a cualquier representación figurativa, sea esta fotográfica o pictórica, real, simulada o digital. Es decir, a toda manifestación creativa que represente a menores en actividades sexuales.

3. “Diferencias entre la pedofilia y la fiscalía de Barcelona“, 10 de Marzo de 2011.

Prohibir la representación de una violación supone, de hecho, la imposibilidad de perseguirla penalmente cuando se comete en el mundo real, de cuerpo presente. [El razonamiento de que] lo que no debe exisitir no puede representarse, acaba dando por hecho que lo que no se representa, debe de no existir.

4. Es decir: el anteproyecto de reforma de Gallardón es el camino más recto para acabar, por ejemplo, con la sátira sobre los abusos de algunos curas sobre algunos niños, porque estará prohibido representar a las víctimas.  A la larga, será imposible también representar a los verdugos, porque carecerá de sentido; y el crimen será inimaginable.

Archivado en: Uncategorized

Tenemos que gobernar sin ti

El marco de las  consecuencias que desencadenó aquel crimen es lo que todavía diez años después se sigue llamando “guerra contra el terror”, una guerra que ha borrado, para empezar, los límites entre la guerra y la paz, por lo que muchas de las distinciones que se derivaban de aquella frontera se han venido abajo también. Esta semana, gracias a la fortaleza del periodismo anglosajón, del suyo y del británico, los americanos están descubriendo que, cuando se trata de esta guerra, su gobierno también los trata como a un extranjero cualquiera.

Sigue en Kiosko Global.

Archivado en: Uncategorized

Sexo y periodismo oral

Un hombre atribuye su cáncer de garganta a un cunnilingus. El hombre es actor, protagonista de una película estrenada recientemente en el Festival de Cannes, pero sobre todo de Instinto básico y Atracción fatal, según destacan las entradillas de ayer. El actor, preguntado si no tendrá que ver el cáncer con los excesos del tabaco, las drogas y la bebida, responde: No, de hecho la culpa es del cunnilingus, como quien dice del cha cha cha.

Sigue en Kiosko Global.

Archivado en: Uncategorized

Para ir al blog de ‘Justicia Poética’ pincha en la imagen

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

Lo más leído

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 365 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: