ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

El Colegio de Abogados de Barcelona se desentiende de la estafa de dos letrados

Casi un año después de que se publicara en el periódico que dos abogados de Barcelona  habían estafado a un marroquí condenado por error, aprovechándose de que no sabía leer, el Ilustre Colegio de Abogados ha resuelto archivar el caso. “Se acuerda el archivo, sin más trámites”, se lee en la resolución que el ICAB ha comunicado a Ahmed Tommouhi.

Mi noticia de Público se hacía eco de lo ya publicado en un capítulo de Justicia poética: Jorge Claret y Pedro J. Pardo, abogados a los que Tommouhi había pagado casi siete millones de pesetas en 2001, hincharon la minuta con procedimientos que no habían llevado ellos. En concreto: el caso de Terrassa, que llevó Desiderio Fernández; el de Cornellà, del que se encargó de oficio Pere Ramells, e incluso le cobraron al condenado el recurso que en su contra presentó el fiscal de este último caso. Todo está detallado aquí.

El Colegio de Abogados de Barcelona abrió hace un año un expediente informativo. La resolución, firmada por la presidenta de su Comisión de Deontología*, ha comunicado ahora el archivo en base a las dos razones que los propios letrados alegaron en su descargo el pasado 9 de mayo: que los hechos habrían prescrito y que Tommouhi firmó la minuta, dando  su consentimiento.

Pero la presidenta Esther Cánovas Artigas matiza su resolución con un comentario original: que el Colegio (“esta Corporación”, dice) no puede entrar a valorar  “las circunstancias personales e intelectuales del Sr. Tommouhi” a la hora en que dio su consentimiento. Una originalidad frente a la que merece la pena repetir algunas obviedades.

Primero, por si la ambigüedad del sintagma “circunstancias personales e intelectuales” reflejara que la señora Cánovas cree sinceramente que Tommouhi, además de que estaba en la cárcel, es tonto: No, es sólo que no sabe leer. Pero no lo creo: la ambigüedad de la expresión, que por cierto mezcla el dominio de una técnica (la lectura) con una facultad (la inteligencia), confunde sobre todo porque quiere dar a entender que el delito se disuelve en la inconsciencia con que la víctima lo recibe.

Los hechos descritos, sin embargo, no dependen de ninguna valoración técnica ni moral. La minuta no se hinchó porque los honorarios fueran más o menos altos, sino porque facturaron procedimientos en los que no habían trabajado. Precisamente porque Tommouhi estampó sobre eso su firma analfabeta, hablamos de estafa y no, pongamos, de robo.

Por último, el Colegio demuestra no tener siquiera carácter corporativo. Si sus colegiados le mereciesen todavía, más allá de su condición numeraria, algún respeto, debería haber aprovechado al menos para mostrarlo, en lugar de insinuar que no puede hacer nada por un analfabeto preso. Porque la estafa se fraguó sobre el trabajo de dos letrados de oficio (da igual ahora que Fernández estuviera colegiado enTerrassa), en cuyo nombre Pardo y Claret obtuvieron el beneficio.

No dudo de que los hechos, a efectos disciplinarios, hayan prescrito (aunque por lo civil, podrían necesitar hasta quince años). Pero no hay duda tampoco de que el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona ha llegado a tiempo para mostrar su desentendimiento cómplice.

*A fecha de la resolución: 17/5/2011

About these ads

Archivado en: Justicia poética

5 Responses

  1. Miserables dice:

    [...] asco, el colegio de abogados, querido Braulio. Qué bien que sigas con el dedo en el ojo. [...]

  2. [...] Así se las gastan algunos letrados en Barcelona. Nada que añadir. La Justicia es ciega (poética, en algunos casos) pero los que viven de ella, no todos por suerte, son unos carroñeros. Y estos eran del turno de oficio. Solo se me ocurren calificativos malsonantes. Compartir Permalink [...]

  3. res miranda populo dice:

    avocato et non latro?

  4. abogados dice:

    Pues es un asunto que realente se le debería dar más transparencia para qe no quede en enterdicho ( si no lo merecen) los dos abogados en custión de Barcelona, y mucho menos el Clegio de abogados.

  5. Mercè dice:

    Actualmente tenemos una queja ante la comisión de deontología contra un abogado de oficio, pero es simplemente lamentable y vergonzoso como permiten que sus estrategias y mentiras anulen la realidad de los hechos y el sentirse engañado y estafado te lleve nuevamente a una total indefensión y esta vez en la propia casa de su “gremio”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

%d personas les gusta esto: