ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

La novela, ese invento de la imprenta (III)

[1]  “Sorprendentemente, entre los comentaristas sociales y políticos de la literatura pocos han prestado atención a la propia historicidad de la literatura. Sabemos, sin embargo, que clasificar el arte de escribir bajo la noción de “literatura” no es algo tan antiguo. Podemos remontar su origen a aproximadamente el comienzo del siglo XIX. Pero los críticos no han deducido a menudo ninguna consecuencia de ello”.

[2] “La “indiferencia” de la escritura, la práctica de una lectura sintomática y la ambigüedad política de esa lectura se tejen sobre una misma tela. Y esa tela podría ser la literatura como tal: literatura concebida no como el arte de escribir en general ni como un estado particular del lenguaje [specific state of the language], sino un modo histórico de visibilidad de la escritura, un nexo específico entre un sistema de significado de las palabras y un sistema de visibilidad de las cosas”.

[3] (Histórico, pero también literario). “El nuevo principio fue establecido con toda crudeza por Flaubert: no hay temas altos ni bajos. Mejor aún: no hay tema en absoluto, ya que el estilo es una forma absoluta de ver las cosas. Esta absolutización del estilo ha podido luego identificarse con una posición a-política o aristocrática. Pero en la época de Flaubert, solo podía interpretarse como un principio igualitario radical, alterando por completo el sistema de representación, el antiguo régimen del arte de escribir. [...] La ‘aristocrática’ absolutización del estilo iba de la mano del ‘democrático’ principio de indiferencia”.

[4] “Es en este sentido que la literatura opuso su “democracia” a la jerarquía de la representación. Cuando Voltaire explicó el poder de las tragedias de Corneille, usó un argumento significativo. Afirmó que las tragedias se ponían en escena frente a una audiencia compuesta por oradores, magistrados, predicadores y generales. Desgraciadamente, asumía, la audiencia de su propia época ya no estaba compuesta por esos especialistas del mundo de la acción. Estaba formada únicamente, dijo, por “unos cuantos jóvenes caballeros y señoritas jóvenes”. Lo quería decir por cualquiera, nadie, sin destinatario. El régimen representacional de la escritura se basaba en la idea definida del discurso-acto. Escribir era hablar. Y hablar se veía como el acto del orador que trata de persuadir a la asamblea popular (incluso cuando no había tal asamblea popular). Se veía como el acto del predicador fortaleciendo las almas o el general arengando a sus tropas. El poder figurativo [representational] de hacer arte con las palabras estaba ligado al poder de una jerarquía social basada en la capacidad de dirigir un tipo apropiado de discurso a un tipo apropiado de audiencia. “

[5] “Flaubert y sus coetáneos, al contrario, se dirigían a la audiencia estigmatizada por Voltaire: unos cuántas jóvenes señoritas y unos cuántos jóvenes caballeros. Literatura es el nuevo régimen de escritura en el que el escritor es cualquiera y cualquiera es el lector. “

[6] “Literatura es el arte de escribir que se dirige específicamente a aquellos que no deberían leer”.

[7] Sobre la manera en que el mismo nombre de literatura, en este nuevo sentido, sustituyó al viejo de ‘belle-lettres’: “Este punto de inflexión presenta dos rasgos destacados. Primero, no señala ninguna novedad en la práctica de la escritura. Lo que había cambiado era la visibilidad de la escritura”. (¿No?)

[8] “El novelista escribe para gente que no debería leer novelas”.

[9] Importante revisar lo que los contemporáneos de la alta cultura dijeron de Flaubert: lo odiaban por lo mismo que ahora los nuestros pretenden amarlo.

Jacques Rancière, The Politics of Literature,

SubStance 103, Vol. 33, no. 1, 2004.

***

Nota: Estas notas no son provisionales sólo por su contenido y su forma, como suelen: éstas  además han sido traducidas a bote pronto del inglés.

About these ads

Archivado en: Ese invento de la imprenta, Reporting in progress, ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

%d personas les gusta esto: