ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

Avituallamiento

Estimados usuarios:

Ladoblehélice se va de vacaciones hasta el 7 de enero; o más bien me voy yo, el hacedor, porque ella seguirá aquí colgada sin que cenas de nochebuena, ni trajes de gala, ni reyes magos, la alteren.  

Para mí son días que este año voy a dedicar a reponer fuerzas, aprovisionarme de víveres y zapatos nuevos, ordenar papeles y diseñar la estrategia para los últimos meses de la investigación. Además, he empezado la escritura del libro y quiero también dejar más o menos atada una primera parte antes de la vuelta.

Mis dos años dedicado al caso han complicado la tarea diaria de mantener este blog al mismo tiempo que avanzaba en la investigación y encaraba la escritura. La dificultad de ir tirando del hilo sin que ustedes perdieran puntá, y sin que se liara la madeja tampoco. Pero me gusta pensar que estos dos meses casi justos que he ido apareciendo por aquí han servido para salvar ese décalage con el que empecé este juego.

Que lo han complicado, quiere decir que lo han hecho más apasionante también. Por eso esta pausa. Para coger aire. Porque, cumplida la tarea de sincronización, entre el tema, ustedes y yo, creo que a la vuelta el ejercicio podrá ganar en espontaneidad y frescura. Será más fácil mantenerlo como un verdadero diario de campo y podré salir a tomar la calle sin miedo de no llegar aquí puntual a la cita del día siguiente. El diario de calle hablará del callejeo diario.

Así que les espero, si gustan, a partir del lunes 7 de enero de 2008, año II de ladoblehélice. 

Salud.

 P.D. Los que quieran recibir una alerta en su buzón el día 7, pueden dejar una dirección de e-mail aquí: la_doble_helice@yahoo.es

Anuncios

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana

Camino de Teruel

El autobús que lleva a Teruel, con 7 pasajeros, 5 de ellos mayores de 60 años, ha salido de Barcelona con destino Cuenca a las 6 de la mañana.  La llegada a Teruel está prevista para las doce del mediodía, porque esta ligera lluvia no parece que vaya a ralentizar el viaje. No hay autobuses de vuelta hasta mañana. “No te puedes confiar porque cada año cambian los horarios”, comenta, en la estación, la señora que viaja sola.

****

No son cuatro condenas por violación: son tres por violación (entre ellas la que fue revisada) y una por robo. Por lo demás, esta doble condena de Ahmed, hoy en EL PAIS del interés humano.

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana

Doce días después

El 13 de Noviembre Ahmed Tommouhi y Abderrazak Mounib habían sido detenidos como presuntos autores de la serie de violaciones que recorría Cataluña durante el otoño de 1991. Los que no conozcan el modus operandi, número de autores, expresiones, y vehículos utilizados de esa ola de violaciones, pueden leer alguno de estos relatos (I, II, III, IV, V y VI): aunque me permito de entre ellos recomendarles el de Olesa, por revelador. [Y siempre pueden atajar por este  resumen de lo publicado.]

Los que ya tienen una idea, pasen, pasen directamente, por favor, y no dejen de fijarse en la fecha de esta declaración :

“Blanes [Gerona], a 25 de noviembre de 1991.

Constituida la Comisión Judicial en el Hospital de Sant Jaume de Blanes, siendo las 11 horas, se procede a tomar declaración a M.J., (….) que trabaja en una comercial eléctrica:

Que ayer por la noche, su novio J.L. y la declarante venían de Sant Hilari de Sacalm y se pararon en la carretera, cerca de Sant Daniel y un vehículo se paró cerca de ellos, no haciendo caso al principio. Que se bajaron del vehículo dos hombres, que hablaban marroquí, y estando los seguros bajados, con una barra de hierro rompieron el cristal delantero izquierdo (del conductor) dándole un golpe en la cara y apuntándoles con un arma les dijeron que se estuvieran quietos.

Que uno de ellos les dijo que quién había roto una valla o algo parecido. Que ellos les dijeron que no habían hecho nada y que fueran todos a la Policía, para esclarecer el asunto. Que hicieron salir del vehículo a punta de pistola a su novio, mientras le tapaban la cara y le ataban las manos. Que uno de ellos llevaba la cara tapada. Que la declarante estaba en el interior del vehículo cuando el otro se metió dentro del coche y le taparon a la declarante la cara con una chaqueta de ella. Que era una chaqueta de piel negra, tres cuartos, con forro de cuadros “L Campoy” de talla 56.

Que le hicieron salir del coche, le ataron las manos con una especie de tela fuerte y después la llevaron al coche de ellos, un R-5. La hicieron tumbar y la violaron, digo que uno de los agresores se la llevó en ese coche y el otro cogió el coche de su novio y también se fueron.

Que después se fueron dirección a Tordera, pero no sabe hacia donde ya que iba con la cara tapada. Que después de unos 5 minutos de conducir se metieron en un sitio como de hierba, con un riachuelo cerca. Que iban hacia adelante y atrás. Que después de pararse se acercó otro individuo y primero la violó el que conducía y después el otro, digo que el segundo no llegó a penetrarla. Que le mordieron los pechos, la espalda, etc.

Que mientras la estaban violando uno, el primero, le decía que “era una puta, etc”. Que hablaba castellano, con un acento árabe o marroquí. Que después del segundo, el que la había violado en primer lugar la volvió a violar por segunda vez. Que este señor llevaba bigote. De unos 35 ó 40 años. Que llevaba un pantalón de cuadros claros. Que llevaba guantes gruesos, como de trabajo.

Que salieron del coche y le dijeron que si se portaba bien no le harían nada. Que ella estaba descalza y desnuda de cintura para abajo y la metieron en el Ford Orión donde estaba su novio y le quitaron la cazadora y se la llevaron. Que los dos estaban maniatados. Que su novio estaba atado. Que ellos se fueron y su novio se desató y la desató a ella. Que después volvieron al lugar los dos árabes y el que no hablaba español le decía al otro, que tenía la pistola, que los matara y el otro decía “no matar”.

Que cuando volvieron venían con otra pareja y con otro coche, que al parecer habían hecho lo mismo. Que ella y su novio salieron corriendo y se fueron del lugar. Que pasaron por un riachuelo y había una casa de payés pero su novio no quiso pararse para avisar, porque no se fiaba de nadie.

Que el del bigote decía mucho “Jeber, Jeber” como si el otro se llamara así. Que siguieron corriendo hasta llegar a la carretera. Que no les paraba ningún coche y fueron corriendo hasta llegar a casa de la declarante, yendo posteriormente al Hospital.

Que revolvieron todo el coche, le quitaron un anillo de prometida, de oro fino y [que] se enganchaban dos manos con dos diamantes. Una cadena fina, de oro y una placa en forma de corazón con la inscripción “hoy + que ayer y  – que mañana”. Un reloj dorado pequeño. Que a su novio le robaron el reloj y una esclava que ponía Juan. Que les robaron dinero, en total unas once o doce mil pesetas.

Que la segunda pareja le dieron con el coche de ellos un golpe en la parte delantera y en la parte lateral, y por lo tanto el R-5 de color gris plateado debe de tener algún golpe o bollo. Que la matrícula era de fondo negro, como si fuera matrícula francesa. Que dicho vehículo llevaba como una línea lateral pintada.

Con lo cual se da por terminada la presente, que leída y hallada conforme es firmada por la compareciente, con SSª, de lo que doy fe.

Tres firmas.”

Archivado en: La pistola humeante

Resumen de hechos cometidos por el R-5 gris

Este folio es el resumen de los hechos delictivos cometidos por el Renault 5 gris, recuperado en Mollet del Vallès el 2 de Diciembre, y que la Guardia Civil siempre sostuvo que era el mismo que el utilizado en los hechos de Cornellà, La Secuita y La Bisbal (C., LS, LB, a partir de ahora). Es un folio insertado en el atestado 298/91 de la Guardia Civil de Mollet del Vallès tras la recuperación del coche.

Mounib y Tommouhi, presos desde el 14 de noviembre, fueron condenados por esos tres hechos (C., LS, y LB) . Sin embargo, la mayoría de los relacionados en el recuadro fueron cometidos después de su ingreso en prisión. El nexo entre esos tres asaltos atribuidos a los dos marroquíes (C., LS, y LB) y  el cuarto hecho que aparece en el recuadro, el de Montornés del Vallès, cometido el 16 de noviembre, es indiscutible: llevaban la misma matrícula falsa: B-7661-FW.

La pregunta que me hago es por qué en esa relación de hechos que resume el itinerario criminal del Renault 5, redactada tras la recuperación del vehículo el 2 de diciembre,  no aparecen precisamente los tres asaltos (C., LS, y LB)que habían desencadenado la búsqueda del coche.

La pregunta se la traslado a ustedes.

[Después de lo escrito: La respuesta es la siguiente: ese informe es obra de la 412ª Comandancia de Barcelona: por eso no aparecen ni los hechos de Tarragona, que son de una comandancia distinta, ni los hechos de Cornellà, que pertenecen a una demarcación de la Policía Nacional. (13-10-2008)

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana, La pistola humeante

Las fabulosas aventuras de un R-5 gris

Lo más importante que ocurrió después de la detención y el procesamiento de Abderrazak Mounib y Ahmed Tommouhi, como co-autores de varias violaciones cometidas en Cataluña en el otoño de 1991, pasó judicialmente desapercibido: el coche utilizado en tres de los asaltos por los que fueron condenados Mounib y Tommouhi, siguió siendo utilizado para delinquir después de que ellos hubieran sido detenidos. Pero ningún tribunal de los que juzgaron y condenaron a los dos marroquíes lo sabía. Es un hecho que no aparece recogido en los sumarios.

Lo sabemos, esto también, gracias al Equipo de Policía Judicial de Martorell, y en concreto a los dos informes sobre el caso elevados a la Fiscalía después de la detención de García Carbonell en 1995, el primero, y después de que el ADN demostrara el error que se había cometido con los marroquíes, el segundo. Y digo dos, porque si es verdad que el segundo era el que estaba enteramente dedicado al vehículo, el primero ya también hacía referencia a ello:

“El día 02 de diciembre [de 1991], se localiza el vehículo Renault, modelo 5, color plata, con golpe en la parte delantera izquierda (coincidente con el usado en las violaciones expuestas), el mismo se encontraba en la localidad de Mollet del Vallès (…). Siendo las 19,30 horas de ese día, un individuo varón, raza norteafricana, 40 años, grueso, pelo moreno y rizado, pantalón oscuro y cazadora piel negra, abre el mismo y se sube a él, acercándose los agentes al vehículo, momento en que el individuo sale huyendo, realizándose varios disparos intimidatorios al aire y siendo perseguido, sin lograr alcanzarlo. En el interior del mismo, se encuentran varias placas de matrícula así como un revólver simulado y un bate de béisbol”.

El día 2 de diciembre de 1991, Mounib y Tommouhi llevaban poco más de dos semanas presos. Ahí se podría haber parado todo. Pero no fue así. Es en esas dos semanas, me parece a mí, donde están las claves que pueden todavía arrojar algo de luz sobre esta historia: algo de luz, y alguna consecuencia.

Archivado en: La pistola humeante

Arthur Rimbaud

Incluso el “hombre con las suelas de viento”, deja huellas de estar por casa. Esta cierta belleza de los actos administrativos: Vida y hechos de Arthur Rimbaud, en la Casa Encendida de Madrid, hasta el 6 de enero, que visité ayer: 

INFORME DE LA POLICÍA DE LOS FERROCARRILES

31 de agosto de 1870. Estación de París. He enviado a la Prefectura de Policía al señor Rimbaud, de diecisiete años y medio [sic]*, que había llegado a París procedente de Charleroi con un billete que sólo era válido para Saint Quentin. No tiene domicilio ni medios de vida.

INFORME DE LA POLICÍA FRANCESA, 1873

Verlaine se enamoró de Rimbaud y los dos se marcharon a Bélgica  para disfrutar la paz del corazón y todo lo demás. Se ha visto a los dos enamorados en Bruselas practicar abiertamente sus amores. Hace algún tiempo, la señora de Verlaine fue al encuentro de su marido para intentar llevarlo de regreso. Verlaine le respondió que era demasiado tarde, que no era posible una reconciliación y que además, ya no se pertenecía a sí mismo. “La vida en matrimonio me resulta odiosa –gritó-. Nos amamos como tigres”, y diciendo esto enseñó a su mujer un pecho tatuado y herido por las cuchilladas que le había asestado su amigo Rimbaud. Estos dos seres luchaban y se desgarraban como bestias feroces, para luego disfrutar del placer de reconciliarse. La señora Verlaine, desanimada, regresó a París.

Oficial Lombard.

RIMBAUD RENUNCIA A TODA ACCIÓN PENAL CONTRA VERLAINE

El abajo firmante, Arthur Rimbaud, de diecinueve años, literato, con residencia habitual en Charleville (Ardenas, Francia) declara, en honor a la verdad, que el jueves 10 del mes en curso alrededor de las dos de la tarde, cuando el señor Verlaine le disparó un tiro de revólver causándole una leve herida en la muñeca izquierda, el ya aludido señor Verlaine estaba en tal estado de embriaguez que no era dueño de sus actos. Que tiene la íntima convicción de que, al comprar ese arma, el señor Verlaine no abrigaba la más mínima intención hostil contra el abajo firmante, y que no hubo premeditación criminal en el hecho de cerrar la puerta con llave, encerrándolo consigo en la habitación. Que el estado de embriaguez del señor Verlaine no se debía sino al recuerdo de sus disgustos con la señora Verlaine, su mujer. Declara también que se aviene gustosa y voluntariamente a brindarle su total desistimiento de cualquier acción penal, correccional y civil y renuncia desde este mismo instante, a los beneficios de cualesquiera diligencias que intentase o pudiera intentar el Ministerio Público en contra del señor Verlaine por los presentes sucesos.

Arthur Rimbaud.

ANUNCIO APARECIDO EN THE TIMES, Londres, 1874

Parisino (20 años) de altos conocimientos literarios y lingüísticos, excelente conversación, estaría encantado de acompañar a un caballero (artista preferentemente) o a una familia que deseara viajar por países meridionales u orientales. A. R., 165, King’s Road, Reading.

 *Rimbaud se pone años: tiene entonces quince, no diecisiete años.

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana

Fabetos del espectá

Aprendiz de porteño, nacido en Mar del Plata, el caro Matías, escribe, después de leer la doble (hélice), desde Buenos Aires:

(…)

bueno, y nada

te cuento que recién esta semana me puse al día en la doble

y al principio pasó algo gracioso

(y triste)

que pensé que cometías errores de tecleo bastante frecuentemente

(sabes, cuando se teclea rápido y saltan letras)

y resulta que como leía varios días de un saque empecé a ver que los erroes eran siempre los mismos

palabras como “espectáculo” salían como “espectá”

¿lo pillas, no?

con lo cual palabras como vaginal ni siquiera salían:

un dichoso programita que en el cibercafé tenían instalado para guardar la buena moral del lenguaje

y que el mismo programita resumía bien, o así lo quise entender yo, cuando me dejó leer

“el pueblo fabeto”

en fin, una anécdota, a falta de hechos

te mando un gran abrazo y te digo que yo también sueño a veces con ese carnaval de barranquilla

(…)

matías

Archivado en: Cortocircuitos

Viaje de reconocimiento (y II)

A la vuelta.

 22.07. Los crímenes tienen lugar. Los crímenes en serie, paisaje. El paisaje del crimen, en este caso, es esa depresión que desde el norte de Tarragona se extiende entre las dos cordilleras que corren paralelas al mar, hasta la altura de Terrassa, por lo menos. Sólo como por espasmos puntuales, llegaron al sur de Gerona: dos asaltos que ocurrieron en domingo por la noche. Los otros catorce ocurrieron en este triángulo:

El lado que va de Olesa a la esquina sur del área metropolitana de Barcelona, pero sin entrar en ella, tiene 33 km de carretera, y la altura sobre el vértice de La Secuita, desde Rubí, unos 90. La  coincidencia de la figura que dibujan, y la proximidad entre los lugares de hechos separados por cuatro años, no explica los crímenes, pero los sitúa.

Crímenes que no sólo se relacionan por los autores, el modus operandi, el vehículo, o los días de la semana, también por el espacio, y por cómo está organizado y distribuido ese espacio. No son crímenes urbanos, por ejemplo. No hay cámaras del metro que valgan. Los violadores se desvían por carreteras secundarias, en coches pequeños, generalmente. Atraviesan un paisaje de tendidos eléctricos, transformadores, fábricas, vallas metálicas, y también de campos de almendros, olivos y viñas: pasan del Vallès al Penedès, sin solución de continuidad, como la vida. (Las épocas son un invento de los historiadores). En un entramado de autopistas y autovías, quedan los bajos de los puentes, las carreteras de trayecto olvidado. Los ríos que forman la depresión en la cabeza de los geógrafos antiguos, en las nuestras apenas son charquitos arrojados para que salte la rana: en el cauce del Foix hay casetas de madera, en el del Anoia, se ven las cañas secas, altas, haciéndole la ola a los excursionistas. Pero los atraviesan de noche, sin luna: los lugares a los que acuden prefiguran a sus víctimas: ¿quién, si no esas parejas jóvenes, muy jóvenes, sin piso ni pensiones en el centro (de la ciudad), iban a estar allí, y a esas horas? Las parejas  se habían apartado buscando caminos de tierra, rieras, campos de fútbol abandonados. El deseo en los recodos. 

Todo eso es lo que hay que mostrar, no declarar.

(Maurice Godwin, en El rastreador, se detiene a estudiar el perfil psicogeográfico de los asesinos y violadores en serie. Los lugares donde actúan no son aleatorios:  incluso instintivamente, los primeros asaltos de la noche siempre se producen en el punto más alejado del domicilio del autor, que vuelve a casa arrasando, pero sin tener que volver a pisar tierra quemada. El perímetro de seguridad que establece alrededor de casa, donde no actúa. Muchas ideas interesantes, aunque nunca deban usarse como demostraciones a toro pasado. No hace falta predecir el pasado.)

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana, La pistola humeante

Viaje de reconocimiento I

El previo. 

9:00. Martín es el chófer, google pone los mapas, y yo intentaré orientarme. El plan es recorrer desde el más al sur, La Secuita, en Tarragona, hasta Terrassa, aquí en Barcelona, los diferentes escenarios de los crímenes, y las carreteras por las que, según las hipótesis de la investigación policial, se movían los agresores. En Tarragona, además, tengo una cita con el periodista que primero informó del caso. Esta es la hoja de ruta:

La Depresión Prelitoral Catalana (en catalán, Depressió Prelitoral) es una depresión situada entre la Cordillera Litoral y la Cordillera Prelitoral, que la flanquean por el sudeste y el nordeste, respectivamente, formando un corredor natural entre ambas de unos 100 km de largo y unos 20 de ancho. La depresión comprende las comarcas naturales del Penedés y el Vallés, así como parte del parte del Bajo Llobregat, y está formada por la acción de diversos ríos que transcurren por ella, como el Foix, el Anoia (afluente del Llobregat), el Besós y sus afluentes y el Tordera.

Desde la época romana, por su situación paralela y cercana a la costa, aunque separada de ella, esta depresión fue utilizada como paso de norte a sur que evitase la ciudad de Barcelona. Hoy utilizan este paso importantes vías de comunicación, como la autopista AP-7 y la vía de mercancías de RENFE Tarragona-Gerona. Por su situación estratégica y su cercanía a Barcelona, la Depresión Prelitoral Catalana se ha convertido en un gran polo de atracción de numerosas industrias de diversos campos, lo que ha dado lugar al gran crecimiento de algunas de las poblaciones (hoy ciudades) que en ella se sitúan, como Vilafranca del Penedès, Sant Sadurní d’Anoia, Martorell, Rubí, Terrasa, Sabadell, Sant Cugat del Vallés, Cerdanyola del Vallés, Mollet del Vallès, entre otras.

Hasta mañana.

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana

Buena fisonomista, entre comillas

La seguridad en los reconocimientos suele ser un criterio definitivo de los jueces a la hora de convencerse de que la víctima está acertando con el autor. La psicología del testimonio no está tan segura de ello: hay elementos que refuerzan la seguridad, y que no necesariamente ayudan a mejorar la certeza.

M, la chica de Olesa, fue junto con una de las víctimas de Tarragona, la que desde el principio mostró mayor seguridad. La sentencia destacó que era “buena fisonomista“. El Tribunal Supremo revisó luego su caso, al demostrarse científicamente que la víctima se había equivocado: Abderrazak Mounib y Ahmed Tommouhi no la habían violado. El semen hallado en su ropa correspondía a Antonio García Carbonell y un pariente suyo.

Éstas habían sido, sin embargo, sus palabras el día de la vista oral:

Al primer defensor:

Cuando los reconocí en el juzgado, antes había reconocido en fotografía a “esa persona”; yo estaba convencida de que esa persona de la fotografía era una de las que me había violado. La otra la reconocí en rueda, no en fotografía. Uno era el jefe, y hablaba español “que se entendía”, era ése (señala a Tommouth). No sé quién era el que conducía. Mi compañero, a partir del golpe estaba mal. Se lo dieron al decirles nosotros “que se identificaran”. “Si veo a una persona la puedo reconocer, y más en una cosa así.”. “Cuando le hacen algo así te acuerdas toda la vida”.  

Al segundo:

Había una farola “más lejos” y la linterna que llevaban. No había más luz artificial. Había luna. En el interior había solo la linterna: una sola linterna. Me enfocaban a la cara. El de gafas (Abderrazak) era el que obedecía y no hablaba español; no sé el idioma que hablaban” “sería moro”; no era inglés, ni francés, ni alemán. Me mordieron, concretamente el primero. Les “vi bien la cara”. En la fotografía reconocí al primero, pero “lo vi más claro cuando lo vi en persona”. (Se le lee el folio 215, párrafo 2º) ratifica su declaración. En la rueda, inmediatamente, las reconocí, a esas dos personas “seguro” las demás personas que formaban la rueda [borde folio: ¿no? ]las vi. La foto la había visto “hacía mucho tiempo.” “Vi claro que eran esas 2 personas”. “No he tenido nunca ninguna duda”, respecto a que los procesados son autores de los hechos.

 

Archivado en: Epistemología de la vida cotidiana, La pistola humeante

Para ir al blog de ‘Justicia Poética’ pincha en la imagen

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

A %d blogueros les gusta esto: