ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

Lecturas para Sant Jordi: el fiscal José María Mena

El capítulo 30 de Justicia poética habla del papel del ex fiscal jefe José María Mena en el caso Tommouhi-Mounib. Es la historia, básicamente, de una escandalosa dimisión, que incluye violaciones impunes en la cuneta gracias a la inacción de Mena. La violación doble cometida el 25 de noviembre de 1991 en Blanes (Girona), para ser exactos.

Está también el diálogo que algunos lectores de este blog recordarán. El ex fiscal pretendía desmentir la existencia del segundo informe de la Guardia Civil que defendía la inocencia de los dos marroquíes condenados por la cara (el primero había desencadenado la revisión de una de las condenas gracias a una prueba de ADN que demostró que Mounib y Tommouhi no habían violado a la chica  de Olesa que los señalaba). Este capítulo muestra que el fiscal no decía la verdad.

Archivado en: Algunos capítulos del libro en Scribd.com, , , ,

Garzón, entre el derecho y la política: cuatro notas

1.- Detrás del espectáculo suscitado por el proceso a Garzón y su investigación sobre los crímenes del franquismo, hay que fijarse en el punto ciego que el debate oculta: que técnicamente es inevitable que la política y el derecho acaben encontrándose (el concepto de estado de excepción sigue ahí para recordárnoslo).

2.-La interpretación de la ley que hizo Garzón para abrir su investigación (que puesto que lo que se investigan son “crímenes de lesa humanidad”, los tratados internacionales suscritos por España están por encima de la Ley de Amnistía de 1977) se funda en el mismo gesto con el que el juez Varela lo procesa: pone nombre a las cosas. El gesto del juez Garzón es ciertamente original,  pero eso no quiere decir que se deba sólo ni principalmente a su “imaginación creativa”, como sostiene Varela. Ahí estaban las desapariciones y los muertos del franquismo, y ahí estaban las definiciones del derecho internacional sobre lo que son crímenes de lesa humanidad: él dice que la cosa encaja en el nombre.  Y para mostrarlo, dedicó sus escritos a describir públicamente los hechos en tanto que crímenes contra la humanidad. El juez Varela, por su parte, dice que esa interpretación es prevaricadora: para decir eso, está diciendo, aunque sin decirlo, que las desapariciones y las muertes no coinciden con la definición de crímenes  de lesa humanidad; y lo dice, además, negando la posibilidad de que en el proceso puedan oírse otras voces que comparten esa interpretación. Esto es, escamotea su gesto fundamental (negar, sin afirmarlo, que pueda haber tal discusión). A partir de ahí, lo único que el juez Varela puede hacer para sostener su auto, es dar por hecho que las intenciones de Garzón nada tenían que ver con la plausibilidad de esa  interpretación. Y para mostrar la prevaricación se dedica principalmente a la introspección psicológica y a la lectura sintomática de Garzón y sus autos, sin que nada pueda verificarse fuera del mundo interior de cada uno.

3.- El patetismo del Partido Popular, llamando a las armas para defendernos del supuesto ataque a la democracia que supondría criticar las decisiones del Supremo, y dar a entender de paso que la Justicia es imparcial y ciega, y que nada tiene que ver por tanto con la política, esto es, con la guerra civil, deja traslucir precisamente su concepción contraria: que Garzón sea apartado les ahorra a ellos repetir que los crímenes del franquismo deben quedar impunes en base a una decisión política: la Ley de Amnistía. Enfrente, el reduccionismo de ciertos defensores de Garzón, para los que la Justicia en este caso es sólo política, se cubre señalando la identidad de los querellantes (la Falange, etc…), y subliman así su argumento porque tampoco se atreven a plantearlo directamente: ¿es hora de revisar ese pacto por el olvido?

4.-El asunto Garzón no ha despertado ningún proceso político. El proceso a Garzón, tal y como se nos plantea, sólo puede considerarse político en el sentido profesional y corporativista al que esa palabra se ha visto reducida: esto es, es político porque en él se dirime una lucha de clanes, sobre el ruido de micrófonos y plumas y el brillo de las togas. ¿Nada tienen que decir esos defensores de Garzón de los desvelos de la juez invertida, Margarita Robles, tan progresista, para que la suspensión le  llegue cuanto antes? ¿Nada tienen que decir los juristas Populares del auto nominativo del instructor Varela, escrito con estilo de sentencia? La ultraderecha –que no se acaba de creer que le hayan dado vela en su propio entierro– es la excusa perfecta (como leía el otro día en un blog privado) para que ciertos clanes (que incluye a políticos y jueces, y todos los que les cuelgan) se merienden al juez, o lo que para la nueva justicia es lo mismo, al personaje.

Archivado en: Cortocircuitos

La brecha mental, por Rosa María Artal

Y, sin embargo, las jornadas de Granada me han descubierto un paisaje esperanzador. Además de los teóricos, ofrecen la novedad –en España, se hace en otros países- de las flash talks y las flash movies. Traduzco: trabajos de jóvenes creadores o periodistas que lo exponen a la audiencia. De entre ellos, me llamó poderosamente la atención Braulio García Jaén, un periodista que tras pasar (en prácticas) por el grupo PRISA, se dedicó a un profundo reportaje de investigación (eso que ya no se hace) que ha logrado el premio crónicas Seix Barral de la fundación nuevo periodismo iberoamericano, presidida por Gabriel García Márquez. Ellos fueron quienes costearon el proyecto, tras ganar su presentación. A lo largo de 3 años colgó en su blog las pesquisas sobre un caso de error judicial producido por una ola de violaciones. El libro se titula “Justicia poética”. Y en este país donde no se educa –a diferencia de otros- en la exposición en público de las ideas, tanto Braulio como los demás, lo hicieron con gran brillantez. No todos tienen trabajo ahora. Son quienes deberían tenerlo. Sólo la imaginación salvará al periodismo encorsetado, pero hace falta un mínimo de financiación para darle salida. En el mundo digital muchos lo hacen contra viento y marea.

El periscopio, por Rosa María Artal, 17 abril de 2010.

Archivado en: Uncategorized

Presentación en sociedad

VII Foro Blogs y Medios de Granada

Las séptimas Jornadas de Blogs y Medios de Granada presentan por segundo año consecutivo sus Charlas-Relámpago, un modelo anglosajón que con el nombre de Flash Talks permite en diez minutos cronometrados presentar una idea, un trabajo, proyecto, una experiencia… También hay otro turno de cinco minutos para las preguntas del público.

[…]

7.-Braulio García Jaén, presenta su blog La Doble Hélice, que básicamente trabaja sobre la idea de un “report in progress”: publicar el proceso de investigación periodística y dar cuenta también del avance en ese proceso. “Lo abrí en octubre de 2007 y en enero de 2010 ha salido publicado en Seix Barral su primer resultado: “Justicia poética”, un reportaje sobre un caso judicial en forma de libro. La Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, de García Márquez, premió el proyecto del libro en 2007. Ahora ya no está al servicio de aquella investigación (El caso Tommouhi), si no que voy tanteando nuevos temas, así que para verlo entero hay que pinchar en la imagen del libro, o aquí. El caso es que creo que es interesante lo que he hecho en ese blog. Y me encantaría, no sólo presentarlo, si no recibir un feed back sobre las posibilidades que se abren ahora, cómo reconvertirlo, etc… Expondría también algunas de esas ideas, que me interesa enfrentar a una discusión pública”.

[Aquí pueden leer el programa completo]

Fuente: 1001 medios

Las séptimas Jornadas de Blogs y Medios de Granada presentan por segundo año consecutivo sus Charlas-Relámpago, un modelo anglosajón que con el nombre de Flash Talks permite en diez minutos cronometrados presentar una idea, un trabajo, proyecto, una experiencia… También hay otro turno de cinco minutos para las preguntas del público.

Archivado en: Uncategorized

Informe sobre el libro electrónico

El Grupo de Trabajo sobre el libro electrónico del Ministerio de Cultura ha emitido su primer informe. Aquí puede leerse entero.

Archivado en: Reporting in progress, , , , ,

Memoria histórica y justicia poética (II)

Los falsos culpables y el libro Juicio a la memoria de Elizabeth Loftus, seguramente la primera experta mundial en psicología del testimonio. El capítulo 9 está dedicado a John Demjanjuk, condenado como “Iván el Terrible”, guardián nazi del campo de exterminio de Treblinka, Polonia, durante la II Guerra Mundial; condenado a muerte por un tribunal israelí en 1987. El libro recoge una serie de casos en los que Loftus intervino como forense, siempre a petición de la defensa, para desmontar la infalibilidad de las identificaciones (en fotografías y en ruedas) de víctimas y testigos de horrendos crímenes. Esto es, para advertir de que las víctimas y testigos podían haberse equivocado.

Demjanjuk está siendo juzgado de nuevo en Alemania, acusado esta vez de ser guardián, pero en otro campo polaco, Sobbibor. La razón es que la condena anterior fue finalmente revocada, porque aparecieron documentos, tras la desclasificación de los archivos que siguió a la caída de la URSS (Demjanjuk es ucraniano, en origen), que mostraban que no era el tal Iván el Terrible. Lo contrario habían afirmado ante el tribunal cinco supervivientes del campo. Es curioso, sin embargo, leer el capítulo (escrito hace 20 años, cuando todavía no se sabía del error, pero había muchos indicios que lo sugerían), y comprobar no sólo que las razones por las que Loftus (que es judía) se planteó su participación como forense en ese caso se parecen mucho a las que impiden a las víctimas y sus familiares, de los delitos sexuales, por ejemplo, admitir que se hayan podido equivocar, sino que el acusado sirve para lo mismo: para expiar la culpa colectiva.

Esto es lo que dejo grabado su tío Joe (“mi tío ha sido un padre para mí”), de 86 años, en su contestador automático cuando la psicóloga Loftus le pidió consejo sobre si debía aceptar el caso de Demjanjuk (supuesto Iván el Terrible) o no:

Querida, ten presente que no se va a juzgar a una sola persona, sino a todo un mundo, en el que sucedieron esas atrocidades. Se me complican los sentimientos porque todavía me remuerde la conciencia por lo que poco que hice en tiempos del holocausto, como tantos otros millones de judíos…

Elisabeth Loftus no aceptó el caso.

Archivado en: Justicia poética, Reporting in progress, , , , , ,

¿Los escritores cumplen alguna función social?

Los escritores son uno de los grupos humanos más atrasados en el análisis de su experiencia social. Los unos ven en los otros compañeros de profesión exclusivamente; su predisposición a juzgar y defender se dirige mucho más hacia abajo que hacia arriba, tal como sucede en general en todos los gremios.  A veces son capaces de negociar provechosamente con los editores, pero igual que en la mayor parte de los casos no saben explicarse la función social de su trabajo, en su comportamiento frente a la editorial nunca reflexionan sobre la función de la misma. Sin duda que también entre los editores algunos tienen ideas muy ingenuas sobre el negocio al que se dedican, y creen realmente que distinguir los libros buenos de los malos es por cierto su única tarea moral, y que distinguir los libros fáciles de vender e los que son difíciles es su única tarea comercial. Pero, en general, el editor tiene un concepto más claro de las personas para las que edita que el que poseen los escritores de las personas para las que escriben. Por eso, los escritores no están a la altura del editor y, en general, no pueden controlarlo. ¿Quién podría hacerlo? No es el público, sin duda, pues la edición les es desconocida. Así que sólo quedan los libreros. Y no hace falta anotar que su control sería muy problemático, aunque sólo fuera porque sería tan secreto como irresponsable. […]

Walter Benjamin, “Crítica de las editoriales”, publicado el 16 de noviembre de 1930 en el Frankfurter Zeitung, y recogido en las Obras Completas de Abada editores.

Archivado en: Reporting in progress

Para ir al blog de ‘Justicia Poética’ pincha en la imagen

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

A %d blogueros les gusta esto: