ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

Banksy, un gamberro de película

El simulacro del gamberrismo tuvo sesión doble ayer en San Sebastián: la proyección de Exit through the gift shop, la película de Banksy, el artista urbano más famoso y anónimo del mundo, y dos vallas blancas listas para ser pintadas por un grupo de grafiteros reunidos durante la semana. La verdad es que un grafiti en San Sebastián, sobre todo en el centro, es algo verdaderamente rompedor, mucho más desde luego que la obra que Banksy consiguió colar en la Tate Gallery. No porque esté prohibido, como en mucho otros sitios, sino porque aquí se cumple: hasta ayer no se veía una sola pintada en todas las fachadas de la ciudad vieja. Las vallas eran una concesión municipal solicitada por la productora, Avalon. La película, que Banksy presenta como el documental que un tipo quiso hacer sobre él y que él acabó haciendo sobre el tipo, llamado Thierry Guetta o Mr. Brainwash (literalmente, lavacerebro), es una entretenida e irónica caricatura de su propia trayectoria, rodada como un falso documental. El simulacro se repetirá con el estreno en salas el próximo 8 de Octubre.

Anuncios

Archivado en: Público, , , , ,

6 Responses

  1. Paula dice:

    Nada de Maddin, veo. ¿Te dejó mudo?

    Me gusta

  2. ladoblehelice dice:

    No, qué va, no pude ir al primer pase. Me queda una segunda oportunidad el sábado. Aunque en todo caso, no creo que me dejen hablar de Madin, madame. Seguiremos informando.

    (Por cierto, mudo, mudo, me dejó ‘Tarnation’, aunque tampoco es que sea novedad.)

    Me gusta

  3. Paula dice:

    Tarnation es un trabajo de mucho cartón piedra, es un poco el vestido nuevo del emperador, aunque no por ello explique menos que supone el uso del digital en los nuevos relatos documentales y auto-ficcionales. Y digo autoficción porque sé que te molesta.

    Me gusta

  4. ladoblehelice dice:

    ¿Cartón piedra? Pues no seré yo quien grite que el rey está desnudo. Es verdad que la introducción (los toreros y las fotos de la niña) no acabé de entender qué relación tenía con el resto de la película; pero por lo demás, me pareció brutalmente sincera (dentro de todo lo sincero que puede ser un tío con sus delirios, también de grandeza). Bueno, ni siquiera me “pareció” nada, directamente me angustió. O sea que en ningún momento me pareció autoliteratura.

    Me gusta

  5. Paula dice:

    Veo que aquí hay debate…. Creo que Tarnation es un ejercicio de exhibicionismo muy preparado, vamos que de sinceridad, si la equiparas a veracidad y vínculo con lo real, hay muy poco. Es todo un artificio de autoliteratura muy bien pensado y construido; es la etapa del espejo lacaniana perpetua y, por supuesto, más que rayando lo autocomplaciente. Ojo, que a mi me gustó, pero ya sabes, lo cortés no quita lo valiente.

    Me gusta

  6. ladoblehelice dice:

    Sí, hay debate… Creo que fue la primera que vi del festival, a las diez de la noche y tenía mucha hambre. A lo mejor todo eso influyó y, unido a mi candor, me la tragué entera. Pero a mi el exhibicionismo, aunque muy bien construido y pensado, me pareció bastante vinculado con lo real. O sea, que salí convencido de que su madre había acabado como una chota, que no querría que sus abuelos fueran los míos, y que no está claro que él, por mucho que se mire al espejo, vaya a acabar mucho mejor.

    En fin, prometo volver a verla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

A %d blogueros les gusta esto: