ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

Falso testigo protegido

Un hombre coge un tren nocturno en París, amanece en Barcelona, busca una mezquita y se presenta a un grupo de musulmanes. Es miércoles y el grupo pasará el fin de semana alrededor del Corán en otra mezquita de la ciudad. ¿Puedo ir con vosotros? El viernes por la noche, la Guardia Civil detiene a 14 hombres: el de París abandona el lugar sin ser detenido y acompañado por un agente. El martes, ya como testigo protegido, empieza a cantar: 11 inmigrantes acabaron condenados, supuestamente por pretender atentar contra el metro de Barcelona, cuatro años después de la tragedia del 11M. Sólo The New York Times, en un largo artículo sobre la Operación Cantata, rozó el argumento de la farsa: al procesado que tenía 64 años, nacionalidad española y una pastelería en el Raval, el Times lo llamó “an unsual suspect”. Pero sin notar el roce ni la farsa.

Como el protagonista de Sospechosos Habituales, este Keyser Sosé llegado de París se inventó, una vez garantizada su inmunidad, un relato de terrorista supuesto con lo que tenía más a mano: su actividad como traficante de inmigrantes desde Pakistán y como confidente de los servicios secretos franceses. Tras cinco meses de investigación en París, junto a Andrés Aguayo en Madrid y Matías Escudero Arce en Italia,  y gracias a una beca del Journalismfund.eu, ya puede leerse en abierto en Infolibre esta historia que ha publicado también Mediapart en Francia, y que (y esto es ya mi opinión impersonal)  constituye la mayor estafa policial y judicial de la última década en España.

El escenario, como casi siempre, es Barcelona, aunque la farsa hubiera sido impensable sin el coro que, durante los tres primeros años, formaron todos los grandes medios españoles. El silencio posterior sólo lo ha roto Fernando Reinares, que en un capítulo de su recién publicado libro “Matadlos”, repite todas las mentiras del testigo protegido, aunque es verdad que añade otras falsedades de su propia cosecha.

En fin, los 58 segundos de este vídeo condensan el nudo del drama. El reportaje entero puede leerse aquí.

 

 

Archivado en: Principios (y derivas) de la justicia poética, , , , , ,

One Response

  1. […] hechos se desarrollaron en la forma en que este testigo relata”. El testigo ha resultado ser un falso testigo, como muestra esta investigación publicada en Mediapart e Infolibre en mayo de 2014, y falso su […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

A %d blogueros les gusta esto: