ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

El periodismo preventivo regresa al Raval

Un reportero de El País estuvo hace un par de días en el barrio el Raval de Barcelona. Ayer publicó su reportaje.

Esta frase:

El pasado viernes, cuando Cataluña supo de los atentados de París, miró hacia El Raval.

Es decir, Cataluña llegó al Raval encarnada en el reportero de El País.

Y esta mitad de párrafo:

Las acusaciones de terrorismo no resultan nuevas en este barrio de Barcelona. Es el mismo lugar donde en 2008 la Guardia Civil detuvo a 14 supuestos terroristas yihadistas, 11 de los cuales fueron condenados a penas que iban de seis a ocho años de cárcel. La Audiencia Nacional constató que habían planificado cometer un atentado en el metro de Barcelona en el que el número de víctimas mortales se hubiera podido contar por decenas.

La Audiencia Nacional no constató nada de lo que dice el reportero. La AN los condenó por el delito de pertenencia a banda terrorista y, a algunos de ellos, por el de tenencia de explosivos. Nada de planes.

De hecho, nada de ese supuesto complot de 2008 se ha probado todavía, más allá de lo tampoco lo que el tribunal de la AN declaró probado: “El tribunal llega a la conclusión de aceptar como probado que los hechos se desarrollaron en la forma en que este testigo relata”.

El Tribunal Supremo retiró  luego la condena por tenencia de explosivos atendiendo a la cantidad incautada: 18 gramos entre 11 condenados sale a 1,63 gramos por condenado.

No atendió a su calidad, porque entonces la “constatación” no le habría servido ni al reportero de El País: eran 18 gramos de pólvora extraída de unas bengalas infantiles, que sacaban “chispas” y “colores”, según los peritos de la Guardia Civil explicaron en el juicio.

 

Encore,  como dicen en París: las bengalas habían sido compradas en Francia. De donde, por cierto, había llegado también el “testigo protegido”, el artista posteriormente conocido como “informante” de un servicio de inteligencia extranjero (no lo digo yo: lo dijo el fiscal; después del juicio, eso sí) y, en verdad, uno de los traficantes de inmigrantes más buscados de Pakistán.

Y esta otra mitad:

Muchos, tanto en El Raval como fuera de él, sostienen que el testigo protegido que delató a los acusados mintió. Una polémica que volvió a las calles del barrio el pasado verano y que, tal y como, vino se fue.

Es una típica operación retórica hacer decir a los demás lo que no han dicho: Los que, dentro y fuera del Raval, sabemos que el testigo mintió, no sostenemos que “delató” a nadie. Sostenemos lo contrario: que mintió, como sostienen El Periódico de Cataluña, Infolibre y Mediapart, desde hace tiempo.

Los hechos, datos y documentos que lo sostienen son variados: el regristro oficial de la policía de fronteras pakistaní, un documento de la seguridad social italiana, un falso contrato firmado en Portugal, el libro rojo de los traficantes más buscados del gobierno de Islamabad, documentos de la Cimade (una organización de derechos humanos que se encargaba hace años de los centros de retención de inmigrantes en Francia), un cable del embajador americano en Madrid, además de tres testigos con nombre y apellidos. Todo ello está recogido en los reportajes enlazados más arriba.

Es imposible que “mintiera” y “delatara” al mismo tiempo. Por eso el uso del verbo “delatar” evidencia donde está el reportero: entre los que creen que el falso testigo dijo la verdad. Es más fácil creer que saber, pero aún más fácil que eso, es venir e irse como se vino. Predispuesto.

 

 

Archivado en: Uncategorized

Actualización: mis artículos en CTXT

Este blog, por problemas con el dominio, ha estado fuera de cobertura algo más de un mes. En este tiempo he seguido publicando en Ctxt:

El pelotazo de la primera piedra: facturas y método. La productora Telson, que cobró 900.000 euros por el vídeo del acto fundacional del Campus de la Justicia, es filial de una compañía cercana al PP. Aguirre obligó al contratista, implicado en la Gürtel, a dedicar 1,5 millones a promocionar la obra. 1/11/2015

El contrato perdido de Norman Foster que firmó Esperanza Aguirre: 13,5 millones de euros por dos edificos sin construir. CTXT publica el contrato ‘desaparecido’ y firmado en 2006 entre el gobierno de la Comunidad de Madrid y el arquitecto británico para la construcción de dos sedes del fallido Campus de la Justicia. 31/10/2015

La propaganda preventiva de Fernández Díaz. El relato oficial de la lucha contra el terrorismo islamista, y el del ministro del Interior en particular, ha sido a menudo desmentido por los hechos. La inmensa mayoría de los detenidos en operaciones preventivas eran inocentes. 21/10/2015

¿Quién paga todo esto? La presentación de CTXT sirvió para debatir sobre los límites y los pecados de un oficio fundamental para la calidad democrática: el periodismo. Y sobre la guerra que en su favor algunos están dispuestos a librar. 14/10/2015

Archivado en: Uncategorized

Periodismo preventivo

El editorial de El País de hoy se sorprende de que el ministro del Interior no explique las supuestas operaciones antiterroristas:

Más de 600 han sido detenidos en este país desde 2004. Sorprende que con tal nivel de intervención antiterrorista no se produzca una explicación más amplia del Gobierno acerca de si se trata esencialmente de actuaciones tempranas para poner fuera de la circulación a elementos sospechosos —como parece— o si es que se registra también ahora un aumento particularmente peligroso de la actividad yihadista.

Yo tengo una hipótesis: El 90% de los detenidos son inocentes, según ya hemos publicado en Ctxt hace un par de semanas y en Infolibre hace año y medio. Y eso no queda bien explicarlo.

Los datos están sacados de un informe del Real Instituto Elcano, aunque hay que ir al fondo de los gráficos para encontrarlos. No están en el titular.

Tampoco en las informaciones que, oh, sorpresa, publica el diario del editorial. Como esta de hoy: “España encabeza las operaciones antiterroristas de la UE“, sin rastro del 90% de los inocentes detenidos, y que, como lleva años demostrando José María Irujo, es [el reflejo de] la posición editorial del periódico en este tema.

Sorprende que el editorialista de El País no explique si en su caso se trata de ignorancia o de prevención.

Archivado en: Uncategorized

Para ir al blog de ‘Justicia Poética’ pincha en la imagen

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

A %d blogueros les gusta esto: