ladoblehélice

La continuación del periodismo, pero por otros medios.

El periodismo preventivo regresa al Raval

Un reportero de El País estuvo hace un par de días en el barrio el Raval de Barcelona. Ayer publicó su reportaje.

Esta frase:

El pasado viernes, cuando Cataluña supo de los atentados de París, miró hacia El Raval.

Es decir, Cataluña llegó al Raval encarnada en el reportero de El País.

Y esta mitad de párrafo:

Las acusaciones de terrorismo no resultan nuevas en este barrio de Barcelona. Es el mismo lugar donde en 2008 la Guardia Civil detuvo a 14 supuestos terroristas yihadistas, 11 de los cuales fueron condenados a penas que iban de seis a ocho años de cárcel. La Audiencia Nacional constató que habían planificado cometer un atentado en el metro de Barcelona en el que el número de víctimas mortales se hubiera podido contar por decenas.

La Audiencia Nacional no constató nada de lo que dice el reportero. La AN los condenó por el delito de pertenencia a banda terrorista y, a algunos de ellos, por el de tenencia de explosivos. Nada de planes.

De hecho, nada de ese supuesto complot de 2008 se ha probado todavía, más allá de lo tampoco lo que el tribunal de la AN declaró probado: “El tribunal llega a la conclusión de aceptar como probado que los hechos se desarrollaron en la forma en que este testigo relata”.

El Tribunal Supremo retiró  luego la condena por tenencia de explosivos atendiendo a la cantidad incautada: 18 gramos entre 11 condenados sale a 1,63 gramos por condenado.

No atendió a su calidad, porque entonces la “constatación” no le habría servido ni al reportero de El País: eran 18 gramos de pólvora extraída de unas bengalas infantiles, que sacaban “chispas” y “colores”, según los peritos de la Guardia Civil explicaron en el juicio.

 

Encore,  como dicen en París: las bengalas habían sido compradas en Francia. De donde, por cierto, había llegado también el “testigo protegido”, el artista posteriormente conocido como “informante” de un servicio de inteligencia extranjero (no lo digo yo: lo dijo el fiscal; después del juicio, eso sí) y, en verdad, uno de los traficantes de inmigrantes más buscados de Pakistán.

Y esta otra mitad:

Muchos, tanto en El Raval como fuera de él, sostienen que el testigo protegido que delató a los acusados mintió. Una polémica que volvió a las calles del barrio el pasado verano y que, tal y como, vino se fue.

Es una típica operación retórica hacer decir a los demás lo que no han dicho: Los que, dentro y fuera del Raval, sabemos que el testigo mintió, no sostenemos que “delató” a nadie. Sostenemos lo contrario: que mintió, como sostienen El Periódico de Cataluña, Infolibre y Mediapart, desde hace tiempo.

Los hechos, datos y documentos que lo sostienen son variados: el regristro oficial de la policía de fronteras pakistaní, un documento de la seguridad social italiana, un falso contrato firmado en Portugal, el libro rojo de los traficantes más buscados del gobierno de Islamabad, documentos de la Cimade (una organización de derechos humanos que se encargaba hace años de los centros de retención de inmigrantes en Francia), un cable del embajador americano en Madrid, además de tres testigos con nombre y apellidos. Todo ello está recogido en los reportajes enlazados más arriba.

Es imposible que “mintiera” y “delatara” al mismo tiempo. Por eso el uso del verbo “delatar” evidencia donde está el reportero: entre los que creen que el falso testigo dijo la verdad. Es más fácil creer que saber, pero aún más fácil que eso, es venir e irse como se vino. Predispuesto.

 

 

Archivado en: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para recibir las nuevas entradas por mail.

A %d blogueros les gusta esto: